jueves, 31 de diciembre de 2015

30 Tips Imprescindibles para el 2016

¡¡Y llegó el último post del año 2015!!

Hola a todos y todas, hoy quiero empezar agradeciendo. 

Agradezco el poder estar escribiendo ahora mismo, es señal que estoy vivo, que tengo la capacidad y los medios para escribir, que sigo teniendo ilusión por hacerlo, que puedo permitírmelo, etc.

Si hicieras una lista de todo lo que tienes y puedes hacer y que no se puede comprar con dinero te darías cuenta de lo inmensamente rico o rica que eres, multimillonario/a te diría yo.

Quiero agradecerte a ti, si a ti que me estás leyendo, el tiempo que me dedicas. Si eres de los habituales en leerme cada semana, ¿Sabes cuantos minutos de tu vida me has dedicado este año? Pues por todo ese tiempo gracias.

Gracias a todas las personas que me seguís en facebook, twitter, linkedin y otras redes sociales, gracias a los que seguís mi blog "Motivarte es un arte",  a los seguidores de mi web josemariagomariz.com, a todas las muestras de cariño y de gratitud de todos los que recibís este post en vuestro email.

Gracias a todos los clientes y proveedores que tengo en Vidahogar, también sois parte de esa gran familia que me acompaña en los últimos años, a todos mis alumnos y  clientes de coaching, consultoría y mentoring.

Gracias a mis amigos, a todos, a los más antiguos e íntimos, a los más recientes, a todos mi infinita gratitud, por que no hay nada más valioso que sentirse querido.

Y por supuesto, gracias a mi familia, especialmente a mi mujer Sara y a mis hijos, sin vosotros mi vida tampoco tendría sentido.

Este año ha tenido grandes momentos, momentos de éxito, momentos de felicidad, momentos de risas, momentos de ilusión, pero también ha tenido momentos menos agradables, algunos fracasos, algunos decepciones, de todo ello he aprendido.

Hoy quiero compartir algunos consejos, frases, pensamientos y conclusiones que me han acompañado en 2015, unas son de grandes personajes, otras de personas anónimas cercanas y otras mías, de cosecha propia.  Las quiero compartir contigo para que te las guardes y las leas tantas veces como sea necesario.


Son mis 30 tips imprescindibles para el 2016. Recuérdate uno cada día del mes.

1º La calidad de tu vida nunca excederá la calidad de tus pensamientos. Cambia tus pensamientos y tu vida cambiará. Una persona positiva convierte sus problemas en retos y oportunidades, nunca en obstáculos.

2º Tenemos el poder de cambiar el presente y el futuro de nuestras relaciones con nuestros pensamientos y nuestras palabras. Cada célula de tu cuerpo reacciona a todo lo que dice tu mente.

3º Cada mañana al levantarte recuerda decirte: Hoy es el primer día del resto de tus días, disfrútalo de la mejor manera posible.

4º La vida se vuelve más fácil cuando apartas a la gente negativa de tu lado. 
Elimina  las relaciones tóxicas que te roban la energía.

5º La única diferencia entre un mal día y un buen día es tu actitud. Jamás esperes un resultado positivo teniendo una actitud negativa.

6º La vida es demasiado corta para ser feliz sólo los fines de semana.  No seas de los que esperan toda la semana que sea viernes, todo el año que lleguen las vacaciones y toda una vida para ser feliz. Disfruta cada día de tu vida.

7º La felicidad es el mayor tesoro y la mayor riqueza que puedes poseer. Ser feliz debe de ser tu objetivo diario.  La felicidad está dentro de ti, no busques lejos lo que tienes tan cerca.

8º Mientras encuentras lo que buscas, se feliz con lo que tienes. Si no eres feliz con todo lo que tienes, con todo lo que te falta tampoco.  Ser feliz no es lo más importante, es lo único importante.

9º Nos hace felices "DAR", o sea hacer cosas por los demás, te recuerdo una de mis máximas, "Cuanto más das, más recibes".

10º No pretendo cambiar el mundo, no tengo tanto poder, pero en el pedacito que me tocó vivir quiero marcar la diferencia. Se tú el cambio que quieres ver en el mundo. Si quieres un mundo mejor empieza por echar una mano.

11º Lo único imposible es aquello que no intentas y solo es imposible hasta que alguien lo dude y acabe probando lo contrario.

12º Si buscas resultados distintos... no hagas siempre lo mismo.

13º Haz que tu sonrisa cambie el mundo, pero no dejes que el mundo cambie tu sonrisa. Si alguna vez no te dan la sonrisa que esperabas, se generoso y da la tuya.

14º Ningún legado es tan rico como la honestidad, se honesto/a. Si quieres un mundo honesto da ejemplo. Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, es la única manera.

15º Aprende a perdonar y a perdonarte. Es de necios pensar que perdonar es de débiles, en la mayoría de ocasiones requiere un gran valor, esfuerzo y coraje. El perdón no es principalmente para quien lo recibe sino para quien lo da.

16º La gratitud es un ejercicio que puedes practicar, lo podemos hacer todos, está a nuestro alcance, no requiere gran esfuerzo y es una forma muy económica de generar bienestar. Ser agradecido es 100% recomendable.

17º La humildad es inversamente proporcional a la soberbia, se humilde y verás cuantas puertas se abren. El dinero hace personas ricas... El conocimiento personas sabias... Pero la humildad hace personas grandes.

18º El que se equivoca es el que está haciendo algo, el que nunca se equivoca es el que nunca hace nada. Hay algo peor aún que no haber conseguido cumplir tus metas y es no haberlo intentado siquiera.

19º No nos atrevemos a muchas cosas por que son difíciles, pero son difíciles por que no nos atrevemos a hacerlas. Que no hayas descubierto como conseguirlo no significa que no tengas el talento para hacerlo.

20º Cada obstáculo presenta una oportunidad para mejorar tu condición. Tropezar está permitido, cogerle cariño a la piedra no. Todos fallamos en ocasiones, lo importante es perseverar. El único error en la vida es aquel del que no aprendemos nada.

21º Hay una fuerza motriz mas poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica, la fuerza de voluntad. En ocasiones es más importante entrenar la voluntad y el hábito que el resultado en si mismo.

22º El tiempo no es oro, el oro no vale nada, el tiempo es vida. Perder algo que sabes que nunca recuperarás es una temeridad. Recuerda disfrutar de cada minuto, que es irrepetible e irrecuperable, no pierdas el tiempo, no pierdas vida.

23º El éxito en la vida no se mide por lo que logras, sino por los obstáculos que superas.

24º Cuida de tu familia y de tus amigos, por que son tu tesoro más preciado y los que estarán ahí cuando los necesites.

25º Vive el presente, el hoy, el aquí y ahora de cada día y disfrútalo como si fuera el último.

26º No pierdas ni un solo minuto en quejarte y lamentarte, no sirve para nada, aprovecha el tiempo en como mejorar las cosas.

27º Por muy mal que estén las cosas, no hay que perder el sentido del humor, de lo contrario te debilitarás física y psíquicamente.

28º Se coherente con tus pensamientos, si piensas, crees y dices que eres buena persona, generoso/a o cualquier otra cosa actúa como tal.

29º No te atormentes con las cosas malas, no duran para siempre, pero recuerda que las buenas tampoco lo harán,  así que disfrútalas. Haz balance de todo lo bueno que tienes en esta vida, te sorprenderás, eres inmensamente rico/a.

30º Valórate, quiérete, acéptate, al fin y al cabo eres la persona que más tiempo pasas contigo.


Recuerda lo que siempre te digo, la felicidad no es el destino ni el camino, es tu actitud ante la vida y eso sólo depende de ti.

Disfruta, vive, ama y se feliz.

Salud, éxitos y feliz 2016.






jueves, 24 de diciembre de 2015

El penúltimo del año. Felices Fiestas

¡Hola a todos!
Espero que esta semana te haya ido muy bien, éste es el penúltimo post del 2015 de "Motivarte es un Arte".

El post de hoy será muy cortito y breve, la mayoría llevamos unos días muy ajetreados con el cierre del año, las campañas de Navidad, terminando proyectos, etc.

En estos días estamos enviando y recibiendo cientos y cientos de correos, mensajes con imágenes y videos navideños a través de whatsapp, facebook, twitter y el resto de redes sociales. Queremos demostrar a nuestros clientes, proveedores, colaboradores, amigos y como no, a familiares que nos acordamos de ellos. 

Es cierto que la tecnología nos ayuda y facilita esta labor, de hecho tú ahora mismo me estás leyendo, bien por que te he enviado un email, un whatsapp o por que estamos conectados en redes sociales. Pero quizá también estemos cayendo en la comodidad de felicitar masivamente. Se que llamar y visitar uno a uno a cada cliente, amigo, colaborador o familiar es una ardua tarea, en muchos casos casi misión imposible. Pero en mi opinión, estamos despersonalizando en exceso las felicitaciones.


No se si te pasa a ti también, pero con algunas personas con las que he comentado este tema, suelen decirme lo mismo.  

"Cada año llamo o visito a menos amigos y familiares para desearles Feliz Navidad, solamente les mando un whatsapp"

"Antes enviaba postales, ahora un whatsapp"

"Y lo peor, es que estamos cenando en familia y 20 de las 25 personas que estamos en la mesa estamos enviado whatsapp"

¿Te suenan estas frases? Son algunas de las que más se repiten al hablar de este tema


Es curioso, te reúnes a cenar con tus seres queridos para pasar la noche en familia y te la pasas mirando el móvil e interactuando con los contactos virtuales. Queremos estar conectados con todo el mundo a la vez y no nos damos cuenta que al estar con los contactos virtuales nos perdemos los momentos reales.

Esta noche, será la tercera Nochebuena que propongo cenar sin el móvil en la mesa, así que si no te respondo a tus felicitaciones de whatsaap o de facebook, no te enfades. Si que lo cogeré o devolveré la llamada si alguien me llama para saludarme o desearme una Feliz Navidad personalmente.

Os invito a que hagáis la prueba, se que es difícil, pero os invito a que olvidéis el móvil y disfrutad esta noche de las personas con las que habéis decidido pasar la Nochebuena. ¿Trato hecho?


Prometí al principio que sería cortito, así que os deseo de todo corazón unas Felices Fiestas en compañía de vuestros seres queridos, disfrutad de cada uno de ellos, por que hoy estamos aquí, mañana...

Y como siempre me despido feliz fin de semana adelantado y largo, salud y éxitos.

Feliz Navidad.




sábado, 12 de diciembre de 2015

Ya hay que empezar a trabajar en el 2016

¡¡Hola a tod@s!!

Ya estoy de vuelta. Tras una semanita de vacaciones, aprovechando el puente del Día de la Constitución y del Día de La Inmaculada,  vuelvo con las pilas cargadas  y dispuesto a escribirte.

Para los que me leéis en otros países, en España ha habido dos días festivos que unidos al fin de semana hacen lo que aquí llamamos "Puente", que no es otra cosa que tomarnos como festivo un día laborable entre dos días de fiesta nacional o regional. Y que hacen en el mejor de los casos cuatro días de descanso para la mayoría de trabajadores, aunque otros muchos tienen que trabajar para que todo funcione perfectamente. 

Nos vamos acercando al final del 2015 y me gustaría que respondieras a estas preguntas. De las metas, objetivos y propósitos que que te planteaste a finales de 2014 para realizar en 2015, ¿Cuántos has cumplido?. ¿Eran sólo deseos o habías trazado una estrategia y la has cumplido a rajatabla?. ¿En qué momento los abandonaste?, ¿A quién recurriste cuando no podías continuar?. ¿Qué te contabas para tirar la toalla?

"No te atormentes. Hay algo peor aún que no haber conseguido cumplir tus metas y es no haberlo intentado siquiera." 



¿Conoces a gente que sólo se queja de lo mal que le van las cosas? Cuando le preguntas ¿Y qué haces para cambiarlo? ¿Qué plan tienes? Su respuesta suele ser echarle la culpa al resto del mundo, a los políticos, a los empresarios, a los extranjeros, a la situación económica, a los mercados, a las leyes, etc.

Yo, personalmente, he llegado a  escuchar a algunos jóvenes culpar a sus padres por no darle lo que ellos piden y todo lo contrario, por haberlos consentido y dárselo todo. Esto me hace ver como determinadas personas eluden siempre su responsabilidad, lo que demuestra que ni aún dándoselo todo es garantía de éxito en la vida y siempre culpan a otro.

Este tipo de personas son los que yo llamo "Los Gruñones", si eres uno o una de ellos no te lo tomes a mal, piensa en Pitufo Gruñón o en Gruñón uno de los 7 Enanitos de Blancanieves, también tienen su parte adorable. Aunque reconócelo, esa actitud de quejarte por todo y poner la responsabilidad en los demás y siempre fuera de ti no te beneficia en nada.

Esta semana, durante mis vacaciones por La Selva Negra en Alemania, aparte de haber disfrutado del viaje como tal, he tenido la oportunidad de conocer a personas muy jóvenes que en un momento de su vida tomaron la decisión de irse a trabajar allí. 



En uno de los hoteles, no diré el nombre del hotel ni de la persona por discreción, tuve la suerte de conocer a un joven vasco que lleva allí algunos meses, teniendo clara su meta, objetivos y su "para qué" estaba allí y no precisamente por el salario, que parece ser tampoco es gran cosa, según me contaba. (Si me estás leyendo, gracias por tu atención  y por el detalle que tuviste con nosotros)  

Me llamó también la atención, la claridad de metas de un gaditano y un madrileño,  que también trabajan en la zona, como llegaron con Erasmus, como planificaron ganarse allí la vida y como tienen planificados sus próximos 5 años. Muy mal tendrían que irle las cosas para que no se cumplieran sus metas y objetivos.

Con esto te quiero decir, que a menos que empieces a pensar en tus metas, planificarlas, programarlas y trazar un plan de acción para conseguirlas, difícilmente las conseguirás.

Podríamos encontrar muchas diferencias entre los que les va bien y disfrutan de la vida que tienen y los que no les va tan bien y se quejan de la vida que llevan, pero hoy sólo me centraré en tres.

Una de las grandes diferencias entre los que les va bien y disfrutan de la vida que tienen y los que no les va tan bien y se quejan de la vida que llevan, es precisamente la definición de metas. Tenerlas escritas como si del libro de tu vida se tratara y poder leerlas y reescribirlas en cualquier momento. Empieza hoy a escribir tu guión.

La segunda gran diferencia es donde ponemos el centro de gravedad de la responsabilidad, ¿Lo pones dentro de ti o lo pones fuera? Siempre que pienses que el problema está ahí afuera, ese es el problema. ¿Queda claro? Y esto es innegociable.

Y la tercera gran diferencia, la proactividad. Hay que  estar alerta, prever y adelantarse a los problemas o situaciones antes de que éstas  ocurran, o en su defecto dar solución de la mejor manera y más rápida una vez ocurridas. En definitiva, que hay que mover el culo, que el camino se demuestra andando.

Espero que estas líneas te sirvan de inspiración para dedicarte un ratito e invertirlo en ti, búscate un sitio cómodo, coge papel y bolígrafo y empieza a plasmar tus deseos y metas para el 2016. 

Si necesitas ayuda o quieres tener un coach o mentor para acompañarte en la consecución de metas puedes contactar conmigo aquí.


Si vives en Córdoba o relativamente cerca, puedes venir al último día de SEC Gomaríz del 2015, el entrenamiento empresarial que realizo quincenalmente. Es este próximo martes, 15 de diciembre, trabajaremos herramientas que nos ayudarán a conseguir nuestros sueños y metas en el 2016. Saca aquí tu entrada.

En esta ocasión haremos sesión doble, de 18 a 21 horas y en el último tramo tendremos el placer que nos acompañe Belén Recio, velocista, 17 veces internacional entre 2003 y 2007, 14 veces campeona de España, Medalla de Oro en los Juegos del Mediterráneo de 2005 entre otros, nos hablará de su historia profesional y nos servirá de ejemplo para conseguir nuestras metas.


Como siempre acabaremos tomándonos unos aperitivos y comiéndonos un par de huevos con jamón en el Restaurante Cómemeloshuevos, despidiendo así el SEC Gomaríz 2015. ¿Te animas?

"Si vives diciendo lo ocupado que estás, nunca serás libre.
Si vives diciendo no tengo tiempo, nunca lo tendrás.
Si vives diciendo que lo harás mañana, nunca llegará ese mañana.
Si vives diciendo quiero y voy hacerlo, a poco que hagas algo es probable que lo consigas."


Esto es todo por hoy, me despido como siempre, deseándote un magnífico fin de semana, salud y éxitos.






Muchas gracias.

Siéntete libre de compartir este post con quien quieras.



viernes, 4 de diciembre de 2015

Buscando lejos...

Hola amig@s ¿Qué tal estáis? 

Otra semana que ha pasado como un rayo, mi percepción del tiempo cada vez es más fugaz. Estas últimas semanas las he tenido a tope de actividades y formaciones,  he disfrutado mucho, quizá sea por eso por lo que se me han pasado volando.

Después de casi 40 días consecutivos de trabajo voy a descansar unos días, pero antes de irme quiero compartir una reflexión que puede resultarte interesante.

En las dos conferencias gratuitas de "Inteligencia Emocional" que he realizado durante el mes de noviembre, me han repetido  algunas preguntas en la misma línea. Todas relacionadas con la búsqueda de la felicidad. Queremos ser mejores personas y ser más felices.

La vida puede llegar a ser el mayor de los laberintos o el camino más fácil; Y en ocasiones, es más fácil de lo que creemos encontrar una solución o el camino correcto.

Dicen que una vez un besugo le pregunto a un bonito... "¡Oye Bonito!, tu debes ser mas viejo que yo y debes tener mayor experiencia, ¿Donde puedo encontrar eso que llaman océano? Lo he buscado por todas partes y no lo he encontrado.

¿El océano?. El océano es donde estás ahora mismo. Le dijo el bonito al besugo.
El besugo respondió enfadado. ¿Esto?  Pero si esto es sólo agua. Yo lo que busco es el océano.

El joven besugo se marchó enfadado a buscar el  océano en otro lugar.


Quizá en ocasiones tengamos comportamientos como el del besugo y que nadie se ofenda. Pero hay veces que los árboles no nos dejan ver el bosque.

Pregúntate si el océano que buscas no está más cerca de ti de lo que crees. Te invito a que tengas un diálogo contigo mismo/a, pero no un diálogo de besugos precisamente.

Quizá la felicidad que estás buscando fuera, tengas que empezar a buscarla dentro ti.

Con esta reflexión me despido,  hoy un post muy cortito pero con una profunda tarea,espero que la disfrutes.

Feliz fin de semana, salud y éxitos.


sábado, 28 de noviembre de 2015

No dejes de sembrar cosas buenas.

¡¡Hola a tod@s!!

¿Qué tal la semana? Bien, ¿Verdad?

Esta semana quiero compartir contigo una bonita historia. Cada vez que la cuento en  alguna conferencia o algún cursos me acuerdo de mi abuela, esa mujer de la que he hablado en multitud de post, de la que tengo un magnífico y grato recuerdo, esa mujer que me enseñó tantas cosas y tan ciertas.

Una de sus frases favoritas cuando le contaba alguna cosa que me había pasado o cuando le pedía algún consejo era.. "Niño, tú haz el bien y no mires a quién", sabias palabras de una sabia mujer.

Al mirar en el buscador de "Motivarte es un Arte" he encontrado esta frase al menos en 4 post de los 140 escritos hasta hoy. Incluso uno se titula así. Haz el bien y no  mires a quién.

Cuenta la historia que... 

Cada mañana Manuel, subía al autobús para ir a trabajar a eso de las siete y media. Pocas paradas después, subía una anciana y se sentaba al lado de la ventana. Durante todo el recorrido del autobús la anciana metía la mano en una bolsa e iba tirando algo por la ventana.


Manuel veía cada mañana subir a la anciana y realizar el mismo ritual, sentarse junto a la ventana y lanzar el contenido de la bolsa que reposaba en sus piernas. Intrigado, Manuel le preguntó a la anciana que era lo que tiraba por la ventana del autobús.

La anciana le respondió... Son semillas

¿Semillas?, ¿Semillas de qué? Volvió a preguntar Manuel extrañado.

De flores. Respondió la anciana y continuó diciendo... Desde el primer día que hice este recorrido en autobús me llamó la atención lo triste que es el paisaje, está todo vacío, todo gris y a mi me gustaría poder viajar viendo un paisaje bonito y florido. Sería más bonito ¿Verdad?

Manuel contrariado le respondió a la anciana... Pero las semillas caen a la carretera, las aplastan los vehículos, incluso las que no sean pisoteadas se las comerán los pájaros, será muy difícil que alguna semilla pueda germinar. ¿De verdad cree que podrán crecer flores al lo largo del camino?

La anciana con una sonrisa en su cara contestó... ¡Seguro que si!. Es cierto que algunas se perderán, bien porque las pisen los coches o porque se la coman los pájaros, incluso se las lleven las hormigas. Pero estoy convencida que algunas alcanzarán la cuneta, la tierra cercana y con el tiempo brotarán.

Manuel atónito dijo... Pero...tardarán en crecer, necesitarán ser regadas y, no se... 

Yo hago lo que puedo hacer. Ya vendrán  las lluvias y harán el resto. Dijo la anciana y siguió con su trabajo.

Manuel se bajó del autobús pensativo y se preguntaba si la anciana no estaría perdiendo un poco la cabeza, la verdad, le parecía una locura.

Meses después, Manuel empezó a observar desde la ventana del autobús como el camino estaba lleno de flores, el recorrido triste y gris se había convertido en un florido paisaje. En ese instante, recordó la conversación que tuvo con la anciana, pero llevaba semanas sin verla.


Le preguntó al conductor... ¡Oiga! ¿y la anciana de las semillas? Hace semanas que no la veo. El chófer le respondió... Hace un mes que falleció.

Manuel regresó a su asiento cabizbajo y continuó el recorrido contemplando el paisaje. Pensaba, las flores han brotado, el paisaje es mucho más bonito, pero ¿De qué le ha servido tanto esfuerzo sino ha podido ver su obra terminada?

En un momento determinado, escuchó la risa de un niño. Instantes después, una niña le decía a su madre... ¡Mira mamá!, ¡Mira cuántas flores!

Dicen que desde aquel día, Manuel hace el viaje de su casa al trabajo arrojando semillas por la ventana. 

Fin de la historia.

Bonita historia ¿Verdad?

La anciana de la historia hizo lo que quería hacer y lo que consideraba que tenía que hacer. Seguramente no sólo pensaba en ella, también pensaría en sembrar algo que pudieran disfrutar todos los demás, que pudieran realizar un recorrido más agradable y ser un poquito más felices.

Te invito a la reflexión y a que te preguntes... ¿Qué estás sembrando tú para hacer un poquito más felices a los demás?

Te invito a que no dejes de sembrar cosas buenas, siempre alguien recogerá tu siembra.

Llámame loco, iluso, utópico, pero sigo creyendo en el ser humano, en su bondad, en su nobleza. Que no te nublen la vista unos pocos que no lo son.

Quizá debemos empezar a creer en nosotros mismos y en los demás sin pensar en etiquetas de "ellos y nosotros", "los unos y los otros", acaso no vivimos aquí "todos". Cuanto bueno hizo mi abuela con su aquel "Haz el bien y no mires a quien"

Si te ha gustado, comparte es gratis y a lo mejor conseguimos a algunos "locos" más que siembren cosas buenas.

Y como siempre me despido deseándote un magnífico fin de semana, salud y éxitos.






sábado, 21 de noviembre de 2015

Carrusel de emociones.

Hola, ¿cómo estás? Espero y confío que muy bien.

La semana pasada no escribí el post semanal. Estoy aprendiendo a darme permiso ¿lo recuerdas?. Me atrapó "lo urgente" y me arrolló "lo importante",  de esto saben mucho los alumnos de las dos últimas semanas de mi curso "Gestión Eficaz del Tiempo"

Estoy teniendo un final de año muy emocionante y cargado de trabajo, cosa que no me pesa en absoluto ya que estoy haciendo lo que me gusta. Estoy impartiendo diferentes formaciones y disfrutando con los resultados satisfactorios  de mis clientes y alumnos.

Aparte de seguir trabajando en SEC Gomaríz (mi sistema continuo de entrenamiento), también estoy trabajando en nuevos proyectos, unos enfocados al mundo empresarial y orientados a la mejora continua y aumento de resultados, ventas, etc. y otros proyectos enfocados a la mejora y desarrollo personal.

Ilusionado sería una buena definición de la emoción principal que estoy sintiendo en estos últimos días, pero tengo sensaciones agridulces, por eso el título de la entrada de hoy se llama "Carrusel de emociones". 

El pasado viernes 13 de noviembre, impartí junto a Alfonso Martín la primera Conferencia de Inteligencia Emocional conjunta en Córdoba, a la que asistieron más de 100 personas. Ese día   dimos un pistoletazo de salida a próximos eventos que realizaremos juntos y relacionados con este tema.



Al finalizar el evento, me sentí satisfecho, alegre, contento, ilusionado y muy agradecido, era una sensación muy agradable, estaba feliz. Fijaos cuantas emociones, si vuelves a leer la frase anterior comprobarás que montón de emociones en un corto espacio de tiempo.

Esa noche habíamos quedado para tomar algo con unos amigos, Emilio y Pepa.  Quedamos en el "Mercado Victoria", un fantástico lugar en Córdoba en el que puedes comer casi de todo y tomarte  algo después. Como siempre, lo pasamos genial, nos reímos muchísimo y disfrutamos de lo lindo.

De regreso a casa, comentaba con mi mujer que tras toda la semana un tanto estresado por la carga de trabajo, había pasado un fantástico día y con un final muy divertido. (Más emociones). Pero al llegar a casa y mirar mi teléfono, que no le había echado cuentas en toda la noche, vi unos whatsapp que me conmovieron, no lo podía creer, habían perpetrado varios atentados terroristas en París.

Sentí dolor, rabia, impotencia, incredulidad, miedo, pena, tristeza, incomprensión. Empecé a buscar información y, efectivamente, me encontré con la dura realidad. Mi carrusel de emociones me estuvo acompañando los siguientes días, momentos de saborear la dulzura de los "éxitos" y la amargura de conocer datos y ver imágenes  en televisión u otros medios de lo ocurrido.

Desde aquí quiero CONDENAR y expresar mi más profunda REPULSA a la violencia de cualquier género, al terrorismo de cualquier índole, me da igual si es fanatismo religioso, político o deportivo. Estoy en contra de la violencia y la violación de derechos humanos y animales, sea cual sea, da igual.


Mi rechazo a los que matan en nombre de Dios,  de Alá, de una Cruz, de una bandera o de cualquier otro símbolo.

Mi rechazo a los que insultan, maltratan física y psicológicamente a cualquier persona por ser  o pensar diferente a ellos.

Mi rechazo al maltrato a la mujer, mi rechazo al maltrato del hombre por parte de la mujer, que aunque se conocen menos casos también los hay.

Mi rechazo a los que maltratan animales, por diversión, por deporte o disfrazado y oculto detrás de tradiciones absurdas por que siempre se hizo así. ¿Entonces, justificaríamos el regreso a la época del Coliseo Romano dónde se divertía a la muchedumbre con peleas  mortales entre esclavos y gladiadores? Creo que es hora de buscar formas de divertirnos menos crueles.

Mi rechazo a los pederastas, a los xenófobos, a los racistas, a los homófobos.

Mi rechazo en definitiva, a la falta de respeto hacia el resto de seres de este mundo.

Quizá no estés de acuerdo conmigo, pero te pido que respetes mi opinión igual que yo respeto la tuya. Porque esa es la base de la convivencia en el mundo, el respeto.

Por supuesto que me solidarizo con París y con las víctimas del terrorismo, pero no por eso voy a justificar  ni estar de acuerdo con los ataques que están enviando Francia y Rusia, en mi opinión los daños colaterales son tremendos.  También me solidarizo con las víctimas de Siria,  que también las hay. Pero... ¿Qué culpa tienen los bebés que están en un hospital de lo que hayan hecho  adultos fanáticos de su  país?


"No creo en el ojo por ojo, diente por diente"

Si todos actuásemos igual, la mitad de las personas de este mundo serían tuertas y la otra mitad melladas. Como dijo Gandhi... "Se el cambio que quieres ver en el mundo"

Así que empecemos por nosotros mismos, tú tienes el poder de cambiarte a ti mismo y de influir en tu entorno, si todos hacemos algo podríamos provocar un efecto bola de nieve y crear un mundo mejor. Por intentarlo que no quede.


Creo que todos podemos hacer algo, cambiar la mentalidad y creencias  de una persona o de un colectivo es una ardua tarea, pero no es imposible. Podemos empezar por nosotros mismos, en nuestras casas, con nuestros hijos. Debemos empezar por la educación de los más pequeños, inculcarle valores para que crezcan en paz y respetándose, que se conviertan en adultos sensatos, nobles, coherentes, respetuosos y pacíficos. En definitiva "Güena gente", como decimos en el sur.

Algo que hacemos la mayoría de personas que nos dedicamos al coaching y al desarrollo personal, es contribuir a una sociedad más justa, más respetuosa, más empática. Ayudamos a las personas que quieren, a ser mejores personas a través del desarrollo de la inteligencia emocional.

Aprovecho para informarte que si no pudiste asistir a la conferencia del pasado día 13, no tienes de que preocuparte, porque el 27 de noviembre realizaremos la II Conferencia de INTELIGENCIA EMOCIONAL

En diciembre, los días 5, 6 y 7, el Taller Intensivo IE1. Un taller en el que vivirás experiencias increíbles, te llevarás las herramientas aplicadas en ti mismo/a, harás un trabajo personal como si un escultor esculpiera su mayor obra de arte, no te lo debes perder.

Y en enero de 2016 el Programa de Inteligencia Emocional "Tu Brújula Interior". Empezarás el año profundizando en el apasionante mundo del autoconocimiento, comprensión y gestión emocional, para poder aplicarlo de forma intrapersonal y interpersonal en tu entorno familiar y laboral.  Dos programas complementarios que marcarán un antes y un después en tu vida. Solicita más información aquí.

Bueno, me voy despido ya, que hoy me he "enrollao" jeje. 

Te deseo como siempre un feliz fin de semana, salud, PAZ y éxitos.

Como ves hoy he incluido un elemento más en mi despedida, algo que considero imprescindible para el equilibrio en mi carrusel de emociones, ese que llamamos vida y que nos hace sentirlas cada segundo.





viernes, 6 de noviembre de 2015

Que tus miedos no te frenen.

¡Hola a todos/as!

En primer lugar agradeceros los comentarios y el feedback recibido de mi nueva web josemariagomariz.com y en segundo lugar...

¿Qué tal tu semana? ¡Seguro que muy bien! 

En ocasiones me pregunto... ¿Qué pensarás cada semana cuando te pregunto... "Qué tal tu semana" y que seguido escribo ¡Seguro que muy bien! ?. ¿Y si tu semana no ha sido muy buena? 

A no ser que me respondas en un comentario en el blog o me respondas por email no lo puedo saber. Pero si te quiero plantear algunas preguntas, si tu semana no ha sido de 10 y no ha ido como  te hubiera gustado pregúntate...

¿Qué he aprendido de lo que me ha pasado? 
¿Para qué me ha pasado?
¿Qué hay de positivo en ello?
¿Cómo puedo evitar o mejorar lo ocurrido?
Y la pregunta del millón... ¿Cómo lo estoy gestionando? ¿Cómo me afecta en lo personal o profesional?

Quiero compartir una historia contigo, quizá te sientas identificado/a. Estaba un león perdido por La Sabana, estaba desorientado, fuera de su territorio, hambriento y con sed. En una llanura encontró un pequeño lago, se aproximó lentamente por que no confiaba que fuera un espejismo o el efecto óptico que hace la calina en la llanura. 

Al acercarse a las tranquilas aguas, vio su rostro reflejado en ellas y pensó... ¡Uff! Este lago debe ser de este león, mejor no bebo porque podría atacarme.

Con mucho sigilo se retiró cuidadosamente. Pero era tanta la sed que regresó y al acercarse, volvió a ver al león en el lago. ¿Que podía hacer? No conocía el terreno y podría tardar varios días en encontrar otro lago, posiblemente moriría en pocos días si no encontraba agua.

Estuvo pensando que podía hacer durante un rato, pero el temor se apoderaba de él. Tras dos horas esperando cerca del lago sin ver a su enemigo, salió corriendo a intentarlo de nuevo y al llegar al agua volvió a ver al "león reflejado", en un arrebato de valentía abrió las fauces y rugió amenazador. Pero al comprobar que el "otro león" hacía lo mismo, salió aterrorizado. 

Lo intentó en repetidas ocasiones, pero cuanto más rugía él más rugía el "león del lago" y siempre salía huyendo. Finalmente tomó una decisión, como la sed cada vez era mayor decidió beber agua del lago sucediera lo que sucediese. Y así lo hizo, corrió hacia el lago y al meter la cabeza en el agua el "león" desapareció.

Fin de la historia.

¿Cuántas veces has sido león o leona en tu vida?, ¿Cuántas veces no te has atrevido a beber agua del lago teniendo una sed extrema?

Solemos tener miedos imaginarios, infundados, que cuando nos enfrentamos a ellos desaparecen. Por eso siempre que te escribo y te pregunto "¿Que tal tu semana?" Te respondo... " Seguro que genial" o "Muy bien, fenomenal. ¿Verdad?" Dando por hecho que tenemos que enfrentarnos a los "leones del lago" que cada uno tenemos.

En la vida, nos pasan cosas que nos gustan más y otras que no tanto, pero depende de nosotros como lo gestionamos y como nos sentimos. No te permitas el lujo de estar  o sentirte mal. Saca siempre el lado positivo de las cosas. De todo se aprende, en ocasiones aprendes lo que debes y en otras lo que no debes hacer, pero siempre hay un aprendizaje.

Que tus miedos no te paralicen ni te agüen la fiesta, recuerda al león, son reflejos de tu propia mente. Que no te limiten a alcanzar tus metas y lo que quieras  en tu vida. Dedica este fin de semana a pensar ¿qué te frena?, ¿qué te limita?, ¿cuál es el coste  de no enfrentarte?

Aprender a gestionar el miedo y otras emociones es de gran ayuda en todos los ámbitos de la vida, ya sea en lo personal o en lo profesional. Gestionar bien nuestras emociones nos ayuda a ser más felices, a tener control de nuestra vida y poder dirigirla hacia donde queremos. Igualmente nos ayuda a alcanzar "nuestro éxito" sea el que sea.   

La inteligencia emocional nos enseña a tener conciencia de lo que estamos sintiendo, aumentando el autoconocimiento, mejorando la auto-regulación emocional (control), la auto-motivación, la empatía y las habilidades sociales.
La recién estrenada película de Disney-Pixar 'Del Revés',

Si quieres saber más sobre inteligencia emocional contacta conmigo sin compromiso a través del correo, redes sociales, del blog "Motivarte es un Arte" o de mi web josemariagomariz.com, este mes de noviembre tienes dos conferencias gratuitas en Córdoba, en diciembre un taller intensivo de tres días y en enero empezamos otro en formato semanal.

Y como cada semana me gusta despedirme deseándote un magnífico fin de semana, salud y éxitos.




viernes, 30 de octubre de 2015

Como niño con zapatitos nuevos.

Hoy es un día especial para mí, estoy muy ilusionado, como niño con zapatitos nuevos.

¡¡Hoy estreno mi web josemariagomariz.com!


Ante todo quiero agradecer a todas las personas que he conocido en mis 45 años por todo lo que me han enseñado, hoy soy quien soy gracias a ese aprendizaje. Es cierto que de algunas de ellas solamente he aprendido lo que no se debe hacer, pero al fin y al cabo también es un aprendizaje.

La vida es como un viaje en tren sin retorno, tiene una estación de salida pero no sabes en qué estación va a terminar tu viaje. Durante el recorrido suben personas que sólo están un breve tiempo, unas dejan más huella que otras, algunas dejan cicatrices. En ocasiones te encuentras personas “Guadiana”, que aparecen y desaparecen. Pero las que realmente importan siempre están, física, mentalmente y emocionalmente en nuestro corazón.

Hoy me identifico con un águila, más que con el animal con el proceso de transformación que experimenta sobre la mitad de su vida. El águila vive aproximadamente ochenta o noventa años, en la mitad de su vida tiene que tomar una decisión muy importante. Al cumplir los cuarenta o cuarenta y cinco años, su pico ha crecido tanto y está tan curvado que apenas puede comer, lo mismo le ocurre a sus garras, son tan largas y curvadas que apenas pueden agarrar a sus presas y además, por si fuera poco, su plumaje es tan espeso y pesado que le cuesta muchísimo poder volar.

Tiene que tomar una importantísima decisión, no hacer nada al respecto y morir por inanición o sufrir un cambio muy  doloroso que la transforme en una nueva águila que le permita vivir otros cuarenta años más. Una transformación que dura unos seis meses aproximadamente, primero se aprovisiona de alimentos para una larga temporada en una zona rocosa donde esté a salvo de otros animales, en riscos que sólo el águila puede llegar. En segundo lugar se rompe el pico contra la pared rocosa, imagina lo doloroso del proceso, una vez le sale su nuevo pico se arranca todas las garras. Y por último, se deshace de todo su pesado plumaje, dejando salir uno nuevo mucho más ligero que le permite volar con mucha agilidad.



¿Y tú, en que momento de tu vida estás?

Esta analogía no es solamente para los que posiblemente estemos en el ecuador de nuestra vida, es para ti tengas la edad que tengas. Es necesario que tomes conciencia de en que momento de tu vida estás, si es necesario empezar un proceso de cambio o transformación por doloroso que pueda parecerte, pero a veces es imprescindible para continuar con tu vida.

Y como siempre te deseo feliz fin de semana, salud y éxitos.

Gracias.

Salud y éxitos




viernes, 23 de octubre de 2015

Por si estás... ¡Ploff!. Feliz fin de semana.

¡Hola! ¿Qué tal estás?

¿Cómo ha ido esta semana? Fantástico, me alegra saber que todo te va genial.

Para mi ha sido rápida e intensa, como a mi me gustan y además no realizo ninguna actividad profesional durante el fin de semana, así que a disfrutarlo a tope.

Esta semana me gustaría compartir contigo algunas sencillas claves para mejorar tu estado de ánimo en muy poco tiempo. Hay una gran cantidad de recursos y herramientas que podemos usar para mejorar nuestro estado anímico, tantas que daría para escribir un libro, pero como éste no es el caso que nos ocupa os daré sólo algunas fáciles de aplicar y que tengan un efecto inmediato o casi inmediato.


¿Alguna vez te has dicho…? “Hoy estoy de bajón”, “Hoy no tenía que haberme levantado”, ·”Hoy estoy tontón o tontona”, “Hoy estoy ¡ploff!” ¿Verdad? — ¡Uf! Pensaba que era el único.

A todos nos ha ocurrido y nos seguirá ocurriendo,  el otro día lo comentaba con un cliente y éste me decía… ¿Pero a ti también te pasa? Con cara de asombro, a lo que le respondí… ¡Claro hombre! Lo mismo que te puede pasar a ti, (aunque parte de mi trabajo esté dedicado a la motivación). 

Puso una media sonrisa y me dijo: Menos mal, por que yo pensaba que estaba haciendo algo mal  y que después de haberme formado en inteligencia emocional y otras disciplinas que me ayudan a gestionar mis emociones y  conflictos personales o profesionales, no debería pasarme. ¡jeje! al final somos todos de carne y hueso.

Efectivamente, todos podemos tener el ánimo un poco bajo en un momento determinado, por razones justificadas o no, esa no es la historia. La cuestión es...

 "¿Cuánto tiempo quieres mantenerte así de... ploff?"

Esta semana en una de mis formaciones, usamos una herramienta para medir en que nivel de energía se encontraban y cómo se sentían los participantes, en resumen una herramienta para medir en que punto exacto de estado de ánimo se encontraban. Una vez hecha la medición, aplicamos algunas técnicas para subir el estado anímico.  Minutos más tarde y con la misma herramienta,  realizamos una segunda medición, el 100% de los asistentes subieron algunos puntos su estado anímico. Su sensación era más placentera, con más energía, más animados, incluso más felices llegaron a decir.

Algunas de las técnicas que aplicamos el otro día, fáciles de hacer  y que puedes usar para mejorar tu estado anímico son las siguientes:

Haz algún ejercicio físico, te ayudará a liberar endorfinas, (las llamadas hormonas de la felicidad). Prueba simplemente a dar saltos y palmadas por encima de tu cabeza, si puedes hacerlo acompañado/a mejor por que te echarás unas risas que acelerarán el proceso, así que toma buena nota, que esta es muy sencilla.

Haz una lista de cosas que te hagan realmente feliz, no menos de cinco cosas, ya sean materiales o no. Por ejemplo, comer con tu pareja y tus hijos en tal o cual restaurante, tumbarte al sol en  la playa, viajar en verano al extranjero, bailar o hacer una actividad deportiva,  conducir tu moto, ir de compras, etc. Cualquier cosa que al hacerla, adquirirla o disfrutarla te haga sentirte genial. Enumerar las actividades o bienes que te hacen feliz y pensar en ellos te hará sentir una experiencia similar a cuando lo estás disfrutando realmente.

Escribe otra lista con logros que has conseguido a lo largo de tu vida, serán muchos seguro. Así que no pongas menos de 10 cosas que hayas logrado. No tienes por que haber ganado a la primitiva o haber sido pichichi en la Liga Española, pueden ser logros como haberte sacado el carnet de conducir, haber terminado tu carrera, haber realizado una media maratón o simplemente, haber aguantado el tipo ante una persona que no soportas y que has tenido que atender. Recuerda lo que te costó conseguirlo y como te sentiste. Comprobarás que has tenido éxito en muchas situaciones y que has superado muchos retos. Esto te dará más confianza en ti mismo/a y fuerza para impulsar tu ánimo hacia arriba.

Busca a quien poder dar un abrazo grandote, de estos que duran algo más de diez segundos. Elige a alguien que realmente te apetezca abrazar,  algún familiar, amigo o compañero. A lo mejor estás solo/a, en el trabajo u otro sitio y no te puedes permitir abrazar a cualquiera, no se, imagina que estás en un supermercado y vas sólo  o sola, posiblemente no te atrevas a abrazar al primero que pase. En estos casos puedes poner la palma de tu mano (izquierda o derecha, da igual) en el pecho,  como si estuvieras tocándote el corazón. Es una forma de abrazarte a ti mismo, de tocarte una zona vital, siente tu corazón latir, siente como tu mano pareciera que lo está abrazando y dándole amor.

Haz una llamada a alguien que quieras agradecerle cualquier cosa. Por ejemplo, llama a tu pareja para agradecerle lo feliz que te hace, a tu padre o madre para agradecerles lo que han hecho por ti siempre, a algún amigo o amiga por estar siempre cuando los necesitas, a un compañero de trabajo, a tus hijos, a personas que hace tiempo que no llamas, etc. Intenta que sea  a personas que no le hayas agradecido de esta forma tan directa. Cuando agradeces no sólo se siente bien el que recibe, también el que da lo hace.

Hay otras muchas técnicas más, que pueden ser tan efectivas como estas, será un placer compartirlas contigo en otra ocasión. Así que ya sabes, si algún día te sientes ¡Ploff! ponlas en práctica y ya me dices como te ha ido.

Espero que disfrutes del fin de semana.

Gracias.

Salud y éxitos.



sábado, 17 de octubre de 2015

Date permiso para hacer lo que realmente quieres. Feliz fin de semana.

¡Hola! ¿Qué tal estás? Espero y confío en que muy bien.

La semana pasada me permití no escribir el post semanal, espero que lo entiendas. Tras casi tres años escribiendo cada semana, me sobrarían dedos de una mano para contar las semanas que no te he escrito, quizá dos o tres a lo sumo. 

A veces me he enfadado conmigo mismo por no haber escrito el viernes y haberlo hecho el sábado, incluso algún domingo. Me molestaba faltar a mi compromiso de escribir cada semana contándote alguna historia, fábula, reflexión o compartir alguna herramienta o consejo que pueda servirte.

En ocasiones me he planteado tomarme un descanso, incluso cambiar la periodicidad y en vez de escribir cada viernes por obligación, (“obligación que yo solo me he impuesto”), escribir cuando realmente quiera y pueda. Sobre todo para evitar el malestar que me provoca no poder escribir por falta de tiempo, incluso de inspiración. 

Estoy en una etapa de mi vida en la que valoro mucho mi tiempo, valoro mucho si lo que hago es realmente lo que me gusta y quiero hacer, si lo hago por placer o por deber.  No significa que quiera eludir mis obligaciones, sino de saber elegir a qué y quién dedico mi tiempo, saber decir “NO” y punto, y no sentirme culpable por ello. 


Ultimamente, estoy siendo muy consciente de qué siento en cada momento y cómo gestiono mis emociones.Y aunque opino que las emociones no son ni buenas ni malas, ni positivas ni negativas, por más que algunos se empeñen. Si que de un tiempo a esta parte, cuando algo o alguien me genera emociones poco o nada placenteras como enfado, malestar, rabia, miedo, etc. me hago una serie de preguntas como… 

¿Por qué?, ¿Para qué?, ¿Qué información me da?, ¿Es realmente para sentirme así?, ¿Qué pasaría si finalmente no son las cosas como yo las pienso?, ¿Y si ocurriera y estoy en lo cierto?, ¿Qué podría hacer para evitarlo?, ¿En qué me beneficia pensar o sentirme así?, ¿Y si cambio mi enfoque o mi modo de verlo?, ¿Puedo hacer algo para cambiarlo?, ¿Depende de mi o de otros?, ¿Realmente quiero?, ¿Me apetece?, Si sólo tuviese un año de vida, ¿Lo invertiría en hacer X?. 

Las respuestas a estas y algunas preguntas más me ayudan a elegir que emoción quiero sentir y a elegir mi estado de ánimo y actitud.


La semana pasada, aprovechando el fin de semana y el puente del Día del Pilar, nos fuimos mi mujer y yo unos días a descansar y a conocer Madeira. El viernes empecé a escribir un post que no llegué a terminar. Empezaba a escribir y al llegar a la segunda o tercera línea, borraba y empezaba de nuevo. Tras dos o tres intentos, cerré la tapa del portátil y me dije… “Mañana”, ya sabes el fin de la historia, no lo escribí.


Durante el sábado y el domingo, cada vez que recordaba que no había escrito me hacía sentir mal, me enfadaba conmigo mismo. Pero a la vez me parecía injusto robarle tiempo a mis vacaciones y a estar con mi mujer, que es lo que realmente me apetecía. Por lo que decidí darme permiso para no escribir ese fin de semana y así pasar el resto de días disfrutando sin sentirme culpable.


Te invito a que la próxima vez que algo o alguien te moleste, te observes y estés muy consciente de cómo te afectan las respuestas que te das, cómo y por qué se desencadena en ti el enfado o malestar, cómo te sientes ante una misma situación dependiendo del significado que le des y como lo interpretes. Intenta darte permiso para hacer lo que te apetece sin sentirte culpable, en muchas ocasiones decir “No” no es tan difícil, basta con darte permiso. No pasa nada si no quieres ir a la cena de tu amiga o de tu cuñado, no pasa nada si rechazas una invitación personal o profesional, no pasa nada si dices… Gracias, no me apetece. Quizá otro día.


Date permiso para hacer lo que realmente quieres y te gusta, verás como en la mayoría de ocasiones la vida continúa y no has provocado ninguna catástrofe. Quizá somos nosotros los que le damos un significado e importancia a las cosas que el resto no le da, quizá si nos vamos unos días a descansar nuestro negocio no se hunde, quizá si nos regalamos una escapada con nuestra pareja no dejemos de ser buenos padres, quizá debamos invertir más tiempo en ser felices y disfrutar de lo que queremos. Quizá...

Así que vive, se feliz y disfruta que son cuatro días.

Con esto me despido, feliz fin de semana, salud y éxitos.


Gracias.

Salud y éxitos



viernes, 2 de octubre de 2015

¿Y tú..., de qué raza eres?

Hola a todos y todas.

¿Qué tal ha ido la semana? Genial ¿Verdad?

Este post está dedicado a todo aquel que piense diferente a mi, a todo aquel que haya nacido en un lugar diferente que yo, a todo aquel que tenga unas creencias distintas a las mías.

Hoy me gustaría compartir contigo una reflexión, en las últimas semanas las conversaciones más frecuentes en gran parte de la población son la independencia de Cataluña y los refugiados sirios, parece que todos nuestros males fueran esos. Se ponen los pelos de punta al escuchar o leer algunos comentarios que no nombraré aquí, pero son un reflejo de lo absurdo de otras guerras en otros países. 

Estos dos temas son sólo la punta del iceberg, porque debajo de estos tienes otros temas como el futbol, la política, la religión, las razas, otros nacionalismos, localismos y hasta individualismos, todos ellos impregnados de rancias creencias y dogmas que nos convierten en la peor de las razas, la raza indecente y canalla.

"Sólo existe una raza, la humana".


Aunque en mi opinión, podemos dividirla en dos sub-razas humanas, la decente y la indecente. La raza decente, es noble, tiene gran corazón, es respetuosa con sus semejantes y sus diferentes, es generosa, es apasionada sin fanatismos, es justa,  luchadora y defiende los derechos humanos. Por el contrario la otra, la raza indecente, es tirana, injusta, prepotente y vil, se cree superior, no respeta a los que no piensan, no visten o no hablan igual que ella y no respeta los derechos humanos.

Y aquí entramos todos los habitantes de este mundo, la raza indecente teme y odia al que es diferente, eso si, siempre que no sea rico, entonces la cosa cambia. Ya deja de ser moro para ser árabe, deja de ser negro para ser de color, pasa de ser gitano para ser artista, pasa de ser rumano para ser un crack del futbol, pasa de ser catalán para ser un magnífico pintor de renombre, pasa de ser andaluz para ser figura del toreo, del flamenco o un gran poeta que también tenemos muchos.

Es absurdo tener la creencia de sentirse mejor por haber nacido en un sitio concreto,  es absurdo sentirse superior por tu color de piel, es patético pensar que tu religión es la verdadera y no el resto, el ser humano mata por creer tener razón, no tiene sentido la rivalidad entre pueblos, ciudades o comunidades.


Es penoso escuchar a algunos individuos como dependiendo del nivel económico o estatus tratan a los demás de una forma u otra. Si es un humilde chino que monta una tienda en tu barrio le llamas p... chino, sin embargo admiras grandes maestros de su cultura o te has quedado boquiabierto viendo una película de Bruce Lee. Si tu hija sale con un marroquí estás asustado por si es un yihadista,  a no ser que tenga pasta que entonces es de una gran familia estupenda. Criticas a los gitanos y luego vas a sus espectáculos o los contratas para alegrar una fiesta. Criticas a los catalanes y vas al Camp Nou a ver a tu equipo favorito, hasta te partes la cara con tu vecino del Real Madrid en el bar defendiendo sus colores. Si ves a un negrito en un semáforo no  lo miras a la cara, pero si darías lo que fuera por un autógrafo o una foto con Mikel Jordan o Will Smith.

Yo a esto no lo llamo racismo, sino clasismo absurdo. Pero es lo que nos ha inculcado nuestra sociedad... 

¡Ten cuidado! No pases por allí que hay rumanos. 
Cuando veas a los gitanos crúzate de acera, vaya que te roben.
Los catalanes son muy trabajadores, pero muy avaros.
Cuidado con los vascos que son de la ETA.
Los andaluces no trabajan, se pasan el día de fiesta y durmiendo la siesta.

¿Te suenan estas barbaridades?

Tópicos y generalidades que los tenemos arraigados en nuestras creencias de oírlo una y otra vez y tomarlo como verdad absoluta. Seamos serios y dejemos de una vez por todas de etiquetar a las personas por el color de su piel, por sus rasgos, por su cultura, lugar de nacimiento o su procedencia. Al final todos somos creados igual y salimos por el mismo sitio.



Esto no ocurre sólo aquí, igual ocurre en otros países de cualquier parte del mundo, la raza, el color y la procedencia minoritaria es la que suele ser más acosada o agredida.

Pero en pleno siglo XXI, en un país como este, que se escuchen tantas barbaridades es muy preocupante. Y seguro que hay españoles, chinos, negros, moros, gitanos, rumanos, sirios, catalanes, andaluces, madrileños y argentinos malos o muy malos, pero también los habrá buenos y muy buenos.

Como dije antes, para mi sólo existe una raza, la humana. Pero ya que nos gusta tanto etiquetarnos y clasificarnos vamos a simplificar dejando sólo dos razas, la decente y la indecente.

¿Y tú..., de qué raza eres?


Feliz fin de semana, salud y éxitos.

José María Gomaríz